Costa Rica puede ser gran protagonista del ‘Barefoot Luxury’

El turismo de lujo informal, conocido como ‘Barefoot Luxury’, fue el tema en torno al que giró el segundo conversatorio CG Talks, organizado por Casa Galería Media. Protagonistas del sector turismo de Costa Rica abordaron sus principales retos y oportunidades.

San José, noviembre de 2019. Costa Rica aparece bien posicionado a nivel internacional en el turismo del lujo informal, pero queda todavía mucho por hacer. La gran variedad de experiencias que puede ofrecer el país todavía no son bien aprovechadas por hoteles y tour operadores, a juicio de los expertos.

El segundo CG Talks, de Casa Galería Media, reunió a grandes exponentes del sector público y privado.

El viajero del Barefoot Luxury “no busca el lujo en las cosas físicas, sino en las experiencias que ofrece el lugar, algo que pocos podrán experimentar”, afirma Andrea Bonilla, copropietaria de Cayuga Collection, empresa hotelera que maneja diez hoteles boutique, resorts y lodges sostenibles de lujo (de entre 6 a 38 habitaciones) en Costa Rica, Nicaragua y Panamá.

Esas experiencias de las que habla Bonilla puede ser una clase de cocina junto a los hijos, conectándose con ellos, frente a las guarderías para dejar ‘olvidados’ a los pequeños en las grandes cadenas hoteleras, “nos centramos en darle una experiencia transformadora” a los huéspedes, comenta la copropietaria de Cayuga.

Andrea Bonilla, Cayuga Collection

La pausa, la naturaleza y el visitante, con experiencias para vivir, son la base de esta clase de turismo que está cada día más en boga; así como la sostenibilidad con la comunidad y con el entorno.

Melissa Tencio, coordinadora de la estrategia de Wellness (turismo de bienestar, muy asociado al del lujo informal) del Instituto Costarricense de Turismo (ICT), apunta que ese viajero busca experiencias únicas, transformadoras, y que el país debe “darle esa milla extra a las personas que vienen a conocer Costa Rica en espacios turísticos”.

El ICT está buscando posicionar al país en el mediano plazo entre estos turistas, un tipo de turismo que mueve US$639.000 millones al año en todo el mundo; un visitante wellness gasta en promedio un 130 % que un turista normal.

Algo poco conocido es que Costa Rica ha sido catalogado como el tercer destino mundial de yoga por publicaciones especializadas.

Melissa Tencio, ICT

Uno de los grandes retos es la preparación de los establecimientos, la cultura, “que la gente sepa qué está ofreciendo o qué quiere ofrecer”, apunta Tencio, ya que es contraproducente para la imagen del turismo en el país el hecho de venderse como un spa, y que este sea un cuarto cerrado con una camilla en un hotel citadino, algo que está ocurriendo en este momento.

Para ello, el ICT está trabajando una normativa, va a lanzar un ISO especial para spas, del que ya hay un plan piloto con 200 spas nacionales.

El Barefoot Luxury viene asociado al confort y elegancia en espacios relajados, sin horarios, incidiendo en el contacto con la naturaleza y la vuelta a lo básico; un lujo elegante, pero discreto.

“Nuestra oferta está adaptada a lo que está pidiendo el mercado, solo tenemos que saber promocionarla, y sobre todo conocerla. Los tour operadores están vendiendo lo mismo para todos los sectores: vende bienestar, lujo, naturaleza, todo junto. Hay que vender nichos y conocer los mercados para interpretar lo que ellos necesitan”,  concluye la funcionaria del ICT.

Wilhelm von Breymann,ex ministro de Turismo y codirector general de Costa Rican Trails apuntala que es un problema “cómo hemos vendido Costa Rica, nos hemos quedado estancados. Por lo general los travel designers en EE UU con los que trabajan “conocían tal vez una cosa, pero no conocían todo lo demás; esos hoteles chiquitos, especiales. Los de Barefoot Luxury son lugares desenfadados, nadie tiene que ir elegante. Solo haber encontrado el lugar es lo que los hace exclusivos. Ese turista huye de la masificación, busca la exclusividad, quieren que le saluden por el nombre, que sepan qué comió y qué experiencia tuvo ayer”.

Lisette Acosta, gerente de infraestructura turística de La Coalición de Iniciativas para el Desarrollo (Cinde, la Agencia de Promoción de Inversiones en Costa Rica) también cree que el turismo vive hoy una vuelta “al valor de lo que enriquece los destinos, la experiencia”

Acosta incide en que el turismo de lujo informal genera una mayor economía, con precios más altos y con menor gasto de recursos del país. “Tenemos una buena base, debemos creérnosla y avanzar con lo que nos haga falta en el camino”.

En la actualidad, apenas 15 hoteles en el país pueden ser considerados aptos para el Barefoot Luxury.

Cinde está ahora identificando inversionistas, para hoteles que pueden hacer el upgrade a establecimientos aptos para el Barefoot Luxury.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s