Un toque artesanal con vista al futuro

Zanini de Zanine lleva el diseño en la sangre y a su país natal, Brasil, en su mente y corazón.

Creció rodeado por trabajos arquitectónicos, de escultura y diseño. Eran parte de su vida y forjaron, sin duda, al gran diseñador que es hoy el brasileño Zanini de Zanine. Hijo del arquitecto y diseñador José Zanine Caldas, quien colaboró mayormente con Oscar Niemeyer, de Zanine probó el gusto por esta línea de trabajo desde muy temprana edad. “Crecí observando el trabajo de mi padre y naturalmente me interesó el mundo de la creatividad, el universo creativo. Él era un gran arquitecto [murió en 2001]”, cuenta Zanini de Zanine.

Debido a su creciente interés, ingresó a un curso de diseño industrial en la Universidad Católica de Río de Janeiro. Fue durante esta etapa que tuvo la oportunidad de trabajar en el estudio de Sergio Rodrigues, gran maestro del mobiliario brasileño. Allí produjo su primera pieza y recibió su Maestría en Diseño Industrial de la Universidad PUC-Rio en 2002. Tan solo un año más tarde, se lanzó de lleno a la producción masiva de piezas de madera elaboradas a partir de elementos recolectados en demoliciones.

En 2005 trabajó en una nueva línea de muebles industriales hechos de madera de origen controlado y otros materiales como plástico, METHRACRYLATE y metal. Sus trabajos le han merecido prestigiosos premios de diseño en su país y alrededor del mundo. Al ser nombrado diseñador del año en Maison&Objet Americas 2015, conversó con Casa Galería sobre su vida, su trabajo y sus logros.

¿Cuál fue la influencia de su padre y su entorno en su trabajo?

Mi padre era un gran arquitecto en diseño y era una autoridad. Fue un gran investigador de la cultura brasileña, pues viajaba mucho por muchas ciudades y yo desde muy pequeño lo acompañaba. Conservo mucha información de esos viajes y mucha información de las cosas que él hacía en su trabajo. La influencia fue máxima. Era un universo muy lúdico. Sin duda, él me influenció y seguirá influenciando. Por eso intento aplicar mi personalidad y punto de vista actual con el proceso de razonamiento que él me inculcó. Mi padre tenía un grupo de amistades muy rico, grandes personajes de la cultura brasileña a quienes yo pude conocer y convivir con ellos; eso me trajo mucha riqueza.

¿Cuál es la inspiración para sus diseños?

El punto de partida en todos mis proyectos es una referencia brasileña, ya sea la fauna, la flora, la geografía, los colores. Mis padres me enseñaron desde muy joven a valorar nuestra cultura en lo artesanal. Entonces, mi orientación está siempre sobre lo que puedo presentar sobre las cualidades y defectos de la cultura brasileña, y a través del mobiliario intento llevar eso a otros países y otras ciudades del propio país.

¿En la reutilización de materiales, cómo se les puede dar un carácter contemporáneo sin que luzcan artesanales?

Hasta hoy yo tampoco lo sé; voy experimentando, como dicen. Creo que un ejemplo muy bueno lo hicimos con una campana, pues se aplica mucho lo artesanal y se consigue un proceso en el lenguaje para multiplicar eso a gran escala. No podría decir cuál es la fórmula, pero creo que sería usar información de lo artesanal de una forma simplificada.

¿Pero su diseño lo que intenta es ser contemporáneo?

Es lo que intento hacer de alguna forma.

¿Cuál es el material con el que más le gusta trabajar?

Tengo un gran cariño, gran afecto por la madera, pues todos los trabajos de mi padre estaban basados en la madera, tanto en las casas como en elementos móviles. Entonces, desde muy joven estoy acostumbrado a la textura, el olor y el ruido de la madera. Sin embargo, procuro conocer otros materiales.

¿Cuál cree es el camino del diseño del futuro?

De una forma bien resumida, creo que el diseño irá en el sentido de las piezas y del material como una propuesta sustentable, ecológica. Así que el gran cambio en el diseño se irá hacia los materiales ecológicamente correctos y eso va a interferir directamente en el cliente final y en el mundo.

¿Qué quisiera estar diseñando en este momento?

Es gracioso… El mes pasado estaba pensando en hacer un jabón. En serio me gustaría diseñar uno. En Brasil tenemos uno que se llama Phebo, muy tradicional, algo que conozco desde mi infancia. Es muy sabroso y siempre tiene la misma forma.

¿Lo más curioso que ha diseñado?

Quizás no sea tan curioso, pero hice un dispositivo para papel: un saca-grapas.

Artesanal e industrial

Al salir de la universidad, Zanini de Zanine abrió su propio estudio en Río de Janeiro, Studio Zanini (www.studiozanini.com.br). Su trabajo allí se divide en dos. En un lado industrial tiene un estudio de creación junto a siete personas, ubicado en la zona portuaria en el centro de la ciudad. Por otra parte, otras siete personas trabajan el lado artesanal, produciendo piezas de madera con material proveniente de demoliciones; allí ocurren las transformaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s