Inspirando a través de la sostenibilidad

La Casa Ellis es un ejemplo de un diseño residencial moderno que incorpora preocupaciones ambientales locales, lo último de la eficiencia energética y oportunidades educativas visionarias para el público. 

Ubicado en lo alto de Yeomalt Bluff, la Residencia Ellis goza de una vista de 180 grados de Puget Sound y de la Ciudad de Seattle. Cuenta con un 70% en la reducción del uso de energía comparado con el promedio de las casas norteamericanas, esto a través del uso de calor geotérmico, una colección de energía fotovoltaica, agua caliente por energía solar, masificación térmica y tecnologías que recuperan el calor. Otras funciones clave incluyen: cisternas de cosecha de agua, calefacción por piso radiante, molduras de madera fresadas, ventanas con triple acristalamiento y tejados verdes.   

Una meta clave del proyecto fue el acercamiento a la comunidad y la educación. Los dueños Ed y Joanne Ellis deseaban demostrar que la sostenibilidad se puede alcanzar sin comprometer diseños estéticos modernos, y buscaban motivar a otros a seguir sus pasos. La residencia unifamiliar cuenta con dos dormitorios y muchos espacios flexibles que combinan funciones de sala de estar, comedor, oficina y espacios multimedia.  El diseño limita su impacto en el medio ambiente a través de una multitud de prácticas sostenibles.

Lo que más destaca de la residencia es que es fresca y contemporánea, además de elegante y confortable.  No hace alarde de su sostenibilidad, conste que es la primera residencia certificada LEED platino en las afueras de Seattle. Los arquitectos de Coates Design crearon una mezcla perfecta del estilo de vida estético y sostenible. “No tenemos que comprometer aquí, dice Ellis, nosotros vivimos con lujos”.

Uso creativo del espacios y los materiales

Gracias al uso de materiales locales, sistemas de tejados verdes nativos,  jardines de cosecha de lluvia y pavimentación permeable, el edificio funciona en sinergia con los sistemas de paisajes naturales.  Se utilizó un innovador sistema híbrido de aislamiento con espuma en aerosol de células cerradas y aislantes de algodón para proveer el máximo rendimiento de aislamiento y una construcción hermética a un costo asequible. Además, ventanas de madera con triple acristalamiento se instalaron en todo el proyecto. El montaje de revestimiento para madera sin tratar, certificado SDC, provee un sistema de bajo mantenimiento resistente a la humedad Adicionalmente al revestimiento de madera, los paneles de metal reciclables y blocs CMU comprenden un recordatorio de un duradero envolvente exterior.

La superposición de usos programáticos era una meta clave. Crear un espacio que tenga múltiples funciones se traslada en una huella ecológica más pequeña. Es por eso que encontrará las instalaciones de lavandería y almacenamiento de ropa dentro del baño principal, y una oficina con una esquina para la sala multimedia, o puertas plegables y corredizas que transforman espacios pequeños en espacios de encuentro más grandes que pueden conectarse fácilmente con el exterior. Más aún, el techo de la casa se convierte en un jardín o huerta – la mejor escapada.

Retos ambientales

La baja huella ecológica del proyecto no se limitó a la construcción de la nueva casa. El sitio tenía una estructura existente que el equipo desarmó, desviando efectivamente un 98% de sus materiales del vertedero. Adicionalmente, el contratista rastreó todo el material y desechos reciclables del sitio para generar una tasa de desvió del vertedero de un 75%. El material de tapicería y escaleras provino de un abeto fresado que estaba caído en una propiedad de un vecino.

Dos grandes retos surgieron durante la fase de diseño del Proyecto: ¿cómo obtener una producción de energía eficiente y limpia en un clima lluvioso marino, ubicado en un pequeño lote forestal, y cómo minimizar el impacto del edificio en el lugar? La solución final para la producción de energía limpia de la casa fue el uso de colectores solares y geotérmicos que trabajan en sinergia para asegurar una producción continua de energía limpia. El segundo reto resultó en la deconstrucción de un solo abeto del sitio por parte de un arborista local. El árbol fue fresado en el lugar e integrado a las escaleras, bancas y utilizado a lo largo de la casa.

Los cimientos de las ventanas juegan un papel clave en calentar pasivamente la casa. Las ventanas que miran al sur  junto con los tragaluces, calientan paredes de masa térmica y pisos que calientan la casa incluso en un día frío de invierno. Adicionalmente a la luz diurna y las vistas, las ventanas operables y tragaluces acompañados por el sistema de ventilación que recupera calor, proveen un aire fresco en todas las habitaciones. El corte de una sección a lo alto del edificio muestra  un volumen de dos pisos para crear un sentido de entrada, pero más importante, para  crear un efecto de chimenea que ventila naturalmente durante los meses de verano y calienta pasivamente durante el invierno.

Fuera de los complejos sistemas internos, la casa Ellis es la casa más verde de la isla e ilustra la arquitectura contemporánea y moderna que desearon sus propietarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s